El sol y la lluvia

El domingo regresaba de mi último viaje de vacaciones, recordando muchos momentos increíbles de los últimos dos meses, pero también pensando con curiosidad en el próximo año escolar, que promete ser fascinante por muchas razones. Sin embargo, no esperaba que me esperaran experiencias inspiradoras en la ruta regular del S8 entre Breslavia y Varsovia. El cielo frente a mí estaba cubierto de suaves nubes redondas, por detrás de las cuales de vez en cuando se asomaba un sol tímido y no había señal de un gran tormenta que golpeó la ventanilla del auto en un momento. Miré por el espejo retrovisor y vi una imagen como de una película oscura: una pared de lluvia y oscuridad. Tenía la impresión de que estaba en una delgada línea que conectaba dos mundos.

El sol y la lluvia simultáneos me recordaron un momento importante durante mi retiro. Cuando vi exactamente la misma vista fuera de la ventana de la capilla mientras oraba, me di cuenta de cómo la alegría y el dolor se mezclan en mi vida con mucha frecuencia últimamente. Una alegría muy profunda, un sentimiento de felicidad increíble, la idea de ser amado, elegido y dotado; al mismo tiempo, un dolor muy agudo, penetrando las capas más profundas de mi alma, haciéndome estallar en lágrimas en el momento menos esperado. Existen juntos y no interfieren entre sí en absoluto.

Han pasado más de dos meses desde que se supo oficialmente que dejé la Sociedad del Sagrado Corazón. El dolor sigue siendo el mismo, pero también hay momentos de alegría. Recibí una enorme cantidad de apoyo, que en cierto modo esperaba, porque es un instinto humano ofrecer una mano amiga a alguien cuya vida se ha derrumbado. Sin embargo, no esperaba los dos mensajes que recibí de mis antiguos alumnos de la época de las catequesis en la escuela secundaria. Quizás recordáis que fue un momento difícil para mí. Aparte de muchos buenos recuerdos de actividades extracurriculares, mi recuerdo de las lecciones de religión es bastante traumático y uno de los mayores fracasos de mi vida. No podía hacer frente a la juventud rebelde, y el sentimiento de impotencia me acompañaba casi todos los días. Ahora, años después de esas experiencias, la lluvia y el sol se volvieron a encontrar en un momento, porque han llegado estos dos mensajes sorprendentes. Mis alumnos me agradecieron por mi testimonio de fe; por mostrarles un Dios que ama; por no tener miedo de hablar con ellos sobre temas difíciles … Me sorprendió leer lo que escribieron! Si no fuera por las nubes oscuras que se cernían sobre mi vida ahora, probablemente nunca lo sabría.

Sigo aprendiendo que los días de lluvia son necesarios y no excluyen que el sol brille al mismo tiempo. Si estos dos mundos no encajaran, nunca tendríamos la oportunidad de ver un arco iris en el cielo.

Esta entrada fue publicada en Aquí y ahora. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *