Falta de fiabilidad de los planes humanos

Recientemente, en la segunda lectura del domingo, leímos la carta de Santiago. Esta carta tiene muchos hilos interesantes – más y menos conocidos. Mientras oraba hoy con esta carta, me llamó la atención un fragmento al que se le dio el título «Falta de fiabilidad de los planes humanos» (Stg 4: 13-17):

Ahora les toca el turno a los que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal ciudad y pasaremos allí el año, haremos buenos negocios y obtendremos ganancias.» Pero ustedes no saben lo que será el mañana. ¿Estarán con vida todavía? Pues no son más que humo que se ve por unos instantes y luego se disipa. ¿Por qué no dicen más bien: «Si Dios nos da vida, haremos esto o lo otro»? Pero no, están seguros de sí mismos y esa manera de jactarse es mala. El que sabe, pues, lo que es correcto y no lo hace, está en pecado.

Después de 2020, no podemos pasar por alto estas palabras con indiferencia. En la pandemia, muchos de nosotros perdimos seres queridos, trabajos y dinero, pero me parece que cada uno de nosotros hemos perdido nuestros planes. Resultó que en el siglo XXI no podemos predecir todo, no podemos ocuparnos de todo. Probablemente por poco tiempo, pero aún así, hemos aprendido un poco de humildad hacia el futuro desconocido.

Ayer me enteré de que mi tío de mi familia extendida murió después de una enfermedad muy breve que duró solo 3 meses. En un momento, no solo sus planes, sino también los planes de su familia, amigos, compañeros de trabajo demostraron ser poco confiables … Nadie está listo para la muerte. Es difícil no reflexionar sobre la fragilidad de la vida en este momento.

Me gusta mucho la frase en español: «hasta mañana, si Dios quiere», porque me hace darme cuenta de que aunque tengo un millón de planes para mañana, el mes que viene y dentro de medio año, para los que no siempre tengo tiempo suficiente, al final la vida no está en mis manos y lo único que puedo hacer es confiar en Aquel que lo tiene enteramente en sus manos. Él ve el panorama general, así que puedo concentrarme en estar aquí y ahora.

Publicado en Bez kategorii | Deja un comentario

10 años después…

Hoy leí la historia de Simon, de 19 años, que se fue de Polonia al Vaticano en una peregrinación sin dinero. Dijo que había conocido tanta bondad humana que aunque a veces dormía en las paradas de autobús, a veces también comía como un rey. Me recordó las historias de Kinga Choszcz (una viajera polaca), cuyas historias me inspiraron a embarcarme en mi propio viaje. Hoy han pasado exactamente 10 años desde que subí al avión y escribí en FB: «Estoy volando, volando, volando :)». Aterricé en Kenia, donde pasé 11 meses que me cambiaron la vida y escribí casi 130 publicaciones de blog al respecto (desafortunadamente sin traducción al español o ingles 🙁 pero si quieres usar GT, puedes comenzar aquí).

También emprendí mi peregrinaje por África sin dinero, pero sé exactamente quién me apoyó en este camino. Cada mes, más de 30 amigos me ayudaron económicamente para que pudiera comer y pagar a quienes me hospedaban. Su generosidad me permitió dejar algo de dinero en todos los lugares donde estuve, esperando que fortaleciera el buen trabajo que presencié.

Hoy sé que no sería la misma persona si no fuera por mi aventura africana. En gran medida, ha dado forma a mi corazón que quiere aceptar a todos los demás como son y tratar de comprender qué ha dado forma a esta alteridad. Hoy estoy muy agradecida con Dios y con todos los que estuvieron conmigo personal y espiritualmente. ¡Ojalá todos pudieran tener la oportunidad de experimentar tal peregrinaje!

Publicado en Recuerdos | Deja un comentario

El sol y la lluvia

El domingo regresaba de mi último viaje de vacaciones, recordando muchos momentos increíbles de los últimos dos meses, pero también pensando con curiosidad en el próximo año escolar, que promete ser fascinante por muchas razones. Sin embargo, no esperaba que me esperaran experiencias inspiradoras en la ruta regular del S8 entre Breslavia y Varsovia. El cielo frente a mí estaba cubierto de suaves nubes redondas, por detrás de las cuales de vez en cuando se asomaba un sol tímido y no había señal de un gran tormenta que golpeó la ventanilla del auto en un momento. Miré por el espejo retrovisor y vi una imagen como de una película oscura: una pared de lluvia y oscuridad. Tenía la impresión de que estaba en una delgada línea que conectaba dos mundos.

El sol y la lluvia simultáneos me recordaron un momento importante durante mi retiro. Cuando vi exactamente la misma vista fuera de la ventana de la capilla mientras oraba, me di cuenta de cómo la alegría y el dolor se mezclan en mi vida con mucha frecuencia últimamente. Una alegría muy profunda, un sentimiento de felicidad increíble, la idea de ser amado, elegido y dotado; al mismo tiempo, un dolor muy agudo, penetrando las capas más profundas de mi alma, haciéndome estallar en lágrimas en el momento menos esperado. Existen juntos y no interfieren entre sí en absoluto.

Han pasado más de dos meses desde que se supo oficialmente que dejé la Sociedad del Sagrado Corazón. El dolor sigue siendo el mismo, pero también hay momentos de alegría. Recibí una enorme cantidad de apoyo, que en cierto modo esperaba, porque es un instinto humano ofrecer una mano amiga a alguien cuya vida se ha derrumbado. Sin embargo, no esperaba los dos mensajes que recibí de mis antiguos alumnos de la época de las catequesis en la escuela secundaria. Quizás recordáis que fue un momento difícil para mí. Aparte de muchos buenos recuerdos de actividades extracurriculares, mi recuerdo de las lecciones de religión es bastante traumático y uno de los mayores fracasos de mi vida. No podía hacer frente a la juventud rebelde, y el sentimiento de impotencia me acompañaba casi todos los días. Ahora, años después de esas experiencias, la lluvia y el sol se volvieron a encontrar en un momento, porque han llegado estos dos mensajes sorprendentes. Mis alumnos me agradecieron por mi testimonio de fe; por mostrarles un Dios que ama; por no tener miedo de hablar con ellos sobre temas difíciles … Me sorprendió leer lo que escribieron! Si no fuera por las nubes oscuras que se cernían sobre mi vida ahora, probablemente nunca lo sabría.

Sigo aprendiendo que los días de lluvia son necesarios y no excluyen que el sol brille al mismo tiempo. Si estos dos mundos no encajaran, nunca tendríamos la oportunidad de ver un arco iris en el cielo.

Publicado en Aquí y ahora | Deja un comentario

Debajo de la higuera

Hoy celebramos el recuerdo de Natanael, por eso leemos este asombroso pasaje del Evangelio, en el que hay tantos momentos interesantes: «Acaso puede salir algo bueno de Nazaret», «Ven y verás», «Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez»,»Verás cosas más grandes todavía»… Cada uno de ellos es adecuado para una inspiración separada para la oración y la reflexión. Hoy estaba interesado en las palabras: «Te vi debajo de la higuera». No soy el primero ni el último en preguntar qué sucedió realmente debajo de este árbol y cuánto debe haberle importado a Natanael, ya que inmediatamente reconoce que Jesús es el Hijo de Dios. Creo que la versión que se muestra en «The Chosen» (S2, E2) parece bastante probable, donde Natanael vive una situación en la que su vida se derrumba. Debajo de la higuera, se despide de sus planes y le pregunta a Dios por qué se arruinaron, ya que quería servirlo todo el tiempo. Allí también se abre a la guía de Dios y finalmente permite que Jesús del sospechoso Nazaret le asegure que verá más de lo que puede imaginar.

Cada uno de nosotros tiene momentos en nuestra vida en los que no podemos entender por qué nuestra historia se desarrolló de esta manera y no de otra. Podemos sentir que todo va en la dirección opuesta a lo que reconocíamos previamente como el camino de Dios. Mientras tanto, quizás este sea el momento en que Jesús nos dice claramente: «¡Verás cosas más grandes todavía!». Quizás no hoy, quizás no mañana, pero al final nos mostrará una perspectiva mucho más amplia y sorprendente que nuestra estrecha y humana imaginación.

La clave de esta historia, sin embargo, puede ser «sin doblez». Parece que acudir a Dios con sencillez, decirle lo que más nos duele y al mismo tiempo abrirnos a lo desconocido, será más un modo de Dios que obligarlo a poner en práctica incluso el plan más piadoso, pero aún nuestro.

Publicado en Aquí y ahora | Deja un comentario

La herida convertida

En Polonia celebramos el año ignaciano, una conmemoración de los 500 años de la conversión de St. Ignacio de Loyola. Sin embargo, resulta que en español este aniversario suena un poco diferente, porque es el 500 aniversario de «la herida» de St. Ignacio. Han pasado 5 siglos desde que el fundador de los jesuitas fue herido por una bala de cañón durante la defensa de Pamplona. Este fue, efectivamente, el comienzo de su conversión, porque leyendo la vida de los santos durante la convalecencia, quiso entregar su vida por completo a Jesús, pero sin embargo esta «herida» fue importante. A veces, tienes que viajar 2.500 km para descubrir una verdad tan simple.

Exactamente en el memorial de St. Ignacio tuve una oportunidad para estar en Pamplona, ​​donde todo empezó para él. Aquí es también donde comencé mi retiro, que fue un tiempo de curar heridas y recuperar la fuerza espiritual antes del largo camino que me espera (si sigo los pasos de Ignacio, realmente es un camino larguísimo). Los pies de Jesús también me acompañaron. Los que peregrinaban por la tierra, eran ungidos por la amiga de Betania, llevaban el peso de la cruz… y luego eran quietos por los clavos afilados, pero solo por un corto tiempo, antes de que volvieran a atravesar la tierra. Esta vez diferente, convertido, resucitado. Sin embargo, todavía heridos.

Todos tenemos heridas dentro de nosotros. A veces más grande, a veces más pequeño. Pero nunca tan grande como para que Dios no pudiera convertirlos en gloriosas cicatrices. Esto es lo que canta Cristóbal Fones SJ:

Al final de la vida llegaremos
con la herida convertida en cicatriz.

El amor pasará varias facturas.
El camino nos dejará mil huellas.
Con la misma pared tropezaremos.
Alguna decepción nos hará mella.
Mas somos hijos de un Dios enamorado.
Sedientos buscadores de respuestas.
Somos pura ambición que Tú sembraste,
para que así tu reino floreciera.

Lucharemos a muerte con el ego.
Sentiremos que el tiempo nos aprieta.
Guardaremos derrotas en la entraña.
Perderemos la música y la fiesta.
Y, con todo, seguiremos bailando.
Porque así somos, humanos en tu estela.
Portadores de un fuego inextinguible.
Creyentes en un mundo sin fronteras.

Somos fragilidad entusiasmada,
soñadores que no se desesperan.
Nunca renunciaremos al mañana,
aunque en el hoy nos toque la tormenta.
Y si acaso se agrietan los motivos
por los que un día elegimos tu bandera,
agrietados seguiremos caminando,
que tu evangelio es ahora nuestra tierra.

Publicado en Aquí y ahora | 2 comentarios